La Columna del Presidente

Plan de infraestructura impulsará el desarrollo de las regiones.

La eficiente provisión de infraestructura es uno de los aspectos más importantes de las políticas de desarrollo, especialmente en aquellos países que como el Perú han orientado su crecimiento hacia el exterior a través del libre comercio. La ausencia de una infraestructura adecuada es un obstáculo para la implementación de políticas de desarrollo y el crecimiento económico, que superen los promedios internacionales.

Las cámaras de comercio regionales señalan que la infraestructura actúa, asimismo, como eje básico de integración del territorio nacional, permite la inserción de las economías en el comercio internacional, minimizando el costo y tiempo de transporte, y promueve la circulación de personas, bienes y servicios, así como de información y conocimientos para consolidar la descentralización.

La infraestructura vial ha sido el principal sustento para el desarrollo de las economías más avanzadas. Después de Europa, Estados Unidos inauguró en 1869, es decir, hace 148 años, su primer ferrocarril transcontinental, y ahora los principales países emergentes del Asia son un claro ejemplo de la importancia de la infraestructura en su desarrollo económico.

En esa perspectiva, el ministro de Transportes y Comunicaciones, Bruno Giuffra, ha anunciado un ambicioso plan de construcciones que, además de la red vial, incluyendo la modernización de la Carretera Central que conecta a Lima con el centro del país, y los proyectos de viabilidad de las líneas 3 y 4 del Metro de Lima; comprende la construcción y modernización de puertos y aeropuertos, así como la ejecución de un Tren de Cercanías, que unirá las ciudades de Barranca e Ica.

A esto debe agregarse el Plan de Reconstrucción con Cambios oficializado por el gobierno el pasado martes 5 y que prevé una inversión total de S/ 25.655 millones en la reconstrucción de las regiones afectadas por El Niño Costero. De ese total, el 77% se orientará a obras de reconstrucción de la infraestructura afectada, el 21% a obras de prevención y el 2% restante a mejorar las capacidades de gestión de las principales unidades ejecutoras.

En cuanto a la mejora de la Carretera Central se contempla la construcción de un túnel de 10 km que unirá el puente Los Ángeles con Ricardo Palma para evitar el paso por la localidad de Chosica y de vías paralelas que unirán por el norte Morococha con Cerro de Pasco, y por el Sur, Rio Blanco con Huancayo, evitando el paso por Ticlio. Asimismo, para descongestionar la vía central se aumentará la capacidad de carga y pasajeros del Ferrocarril Central, y se construirán dos “truck centers” para el descanso de grandes camiones durante la restricción de su tránsito los fines de semana.

Con relación a los terminales aéreos, además de la ampliación del aeropuerto internacional Jorge Chávez en Lima, se concesionarán otros ocho en Jaén, Jauja, Huancayo, Ilo, Chimbote, Yurimaguas, Rioja y Tingo María. En cuanto al Tren de Cercanías, el titular del MTC señaló que el proyecto cubrirá la construcción a un costo de US$ 5.000 millones, de una línea férrea de 476 km que unirá las ciudades de Barranca en el norte chico e Ica en el sur del país.

El titular del MEF, Fernando Zavala, ha señalado que la ejecución de los proyectos anunciados y la continuación de la política de construcciones se sustentan en la recuperación de la inversión privada, que para el 2018 experimentará una expansión importante en minería, retail e inmuebles. “Por ello -subrayó Zavala- para el bicentenario se han previsto inversiones en infraestructura por S/ 60.000 millones en Obras Públicas, Asociaciones Público Privadas y Obras por Impuestos”.

Esperemos, pues, que el proceso de concesiones de las obras de reconstrucción y otras obras de envergadura se den inicio a la mayor brevedad posible, considerando que la conectividad es una pieza fundamental para lograr la competitividad que requerimos para impulsar el desarrollo económico de todas las regiones del Perú.

 

Yolanda Torriani del Castillo
Presidente de PERUCÁMARAS